miércoles, 26 de marzo de 2008

Arthur C. Clarke: matemático, escritor de Ciencia Ficción rigurosa.

El pasado 19 de marzo de 2008, murió en Colombo ( Sri Lanka) el matemático y físico Arthur C. Clarke que había nacido el 16 de diciembre de 1917 en Minehead ( Inglaterra).

Estudió Matemáticas en el King´s College de Londres con calificaciones brillantes
Sus estudios sobre los satélites artificiales en la órbita geoestacionaria hicieron que esta órbita lleve su nombre "Órbita de Clark".

Se dedicó a la divulgación científica escribiendo más de 70 libros. Se hizo famoso por su intervención como comentarista en televisión de las misiones de las naves Apollo y de documentales dedicados al espacio.
Es muy famosa la denominada Tercera Ley de Clarke: "Toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia".
Pero por lo que siempre será recordado es por sus relatos de Ciencia-Ficción , rigurosos y con una base científica y tecnológica. Dos de ellos sobresalen el primero 2001: Una odisea del espacio ( 1968), y el segundo Cita con Rama ( 1973).

- 2001: Una odisea del espacio fue escrita a la vez que se desarrollaba el guión de una excelente e inigualable película de su mismo nombre (1968) dirigida por el gran Stanley Kubrick basado en un relato anterior de Clarke llamado "El Centinela".
Película con escenas y música inolvidables, quién la ha visto jamás olvidará la escena del primate lanzando el hueso al aire , la música de Así habló Zaratustra de Richard Strauss, la llegada de la nave a la estación orbital con la música de vals de Johann Strauss hijo, el conflicto entre la tripulación humana y el ordenador HAL 9000 y el final sorprendente sometido a tantas interpretaciones como espectadores.

- Cita con Rama ( 1972) : Siendo un relato de Ciencia-Ficción sorprende el cuidadoso y exacto rigor científico de toda la obra.
Se acerca un asteroide cilíndrico a la Tierra. Se envía una nave para interceptarlo, que se posa en una de sus bases donde hay una escotilla por la que entran a su interior hueco, desde donde parten tres escaleras "que suben"por la cara interior del cilindro por una especie de planicie dividida en dos por un mar congelado, que se mantienen por una pseudo-gravedad originada por el movimiento de rotación del cilindro. Todo parece un diseño inteligente de seres extraterrestres, con estructuras similares a ciudades, modelos de objetos, robots y quizas seres vivos, dispuestos a ser generados...

Estos dos libros junto a Yo Robot ( 1950) de Isaac Asimov y Crónicas Marcianas ( 1950) de Ray Bradbury son los libros de cabecera de los científicos fieles seguidores de la Tercera Ley de Clarke, y que de vez en cuando conviene releer.